image-title

En el proyecto de E. Berakah se recoge una de las que fueron de sus intuiciones primeras y fundamentales: el cuidado de todas las personas que formábamos parte de esto, acogidos y anfitriones, desde todas sus dimensiones. Uno de los pilares básicos de E. Berakah es la dimensión espiritual. Ya sabéis que tenemos momentos y espacios concretos para ello. Al margen de esos espacios, la propuesta estaba en que en cada hogar hubiera también espacios para cultivar esa dimensión.
Este curso, tenemos la suerte de haber podido habilitar una sala en nuestro hogar Jana, la sala Jerusalén. Es un espacio sencillo para que los chicos oren según sus propias creencias, pero sobre todo, es el corazón de la casa porque cualquiera que acuda a ella, puede entrar en esta sala y sentir la vibración de la misma, de las personas que vivan en ella, del proyecto, de la Vida. Es una sala de silencio, para respirar, para serenarse, para tomar contacto con lo más genuino de nosotras.
Desde hace unos meses, una voluntaria y experta en meditación zen, nuestra amiga Marité, propicia un momento de sentada meditativa los martes por la tarde. Es un espacio abierto, para cualquier persona de los que sustentamos este proyecto y para cualquier persona que esté por el área de Dos Hermanas y quiera participar. Sólo hay que llegar a la casa, llamar y preguntar por ella. Los chicos estarán encantados de recibiros y Marité, mucho más.

Espacios Berakah

Espacios Berakah has blogged 270 posts