Nuestra colaboración en este sentido se canalizará a través del diálogo, el encuentro y la sensibilización; la palabra puesta al servicio de la reconciliación, la tolerancia y el acercamiento.

La presencia de cada persona acogida nos cuestiona y nos impulsa a la búsqueda de la justicia. Su testimonio favorece cauces de diálogo, reflexión y acción, para contribuir a realizar una sociedad inclusiva y fraterna. Estamos presentes en redes de denuncia y de sensibilización, especialmente en aquellas que dan testimonio de la vulneración de los derechos humanos en las fronteras. Procuramos que nuestra indignación y nuestro grito en favor de los oprimidos/as nazcan del lugar adecuado.
Espacios Berakah quiere cuidar las tradiciones culturales de las personas que formamos parte de esta iniciativa, tanto la de las acogidas como de las autóctonas. Entendiendo la cultura no como roca inamovible, sino desde su aspecto más permeable, poroso, dinámico, convergente, confluyente. La mezcla se convierte, por tanto, en un referente. Culturas que se pongan también en diálogo las unas con las otras. Eventos culturales que recojan esta dimensión y aquella otra que se pone al servicio de la justicia, de la denuncia, de la sensibilización. Eventos en los que la cultura sea cauce para la defensa de los derechos humanos.

La presencia de cada persona acogida nos cuestiona y nos impulsa a la búsqueda de la justicia. Su testimonio favorece cauces de diálogo, reflexión y acción, para contribuir a realizar una sociedad inclusiva y fraterna. Estamos presentes en redes de denuncia y de sensibilización, especialmente en aquellas que dan testimonio de la vulneración de los derechos humanos en las fronteras. Procuramos que nuestra indignación y nuestro grito en favor de los oprimidos/as nazcan del lugar adecuado. Nos hacemos presentes en lugares en los que la palabra, al servicio de la defensa de la dignidad, pueda ser cauce de transformación: ámbito educativo, mesas redondas, talleres sobre diversidad y acogida, etc.

CULTURA

Espacios Berakah quiere cuidar las tradiciones culturales de las personas que formamos parte de esta iniciativa, tanto la de las acogidas como de las autóctonas. Entendiendo la cultura no como roca inamovible, sino desde su aspecto más permeable, poroso, dinámico, convergente, confluyente. La mezcla se convierte, por tanto, en un referente. Culturas que se pongan también en diálogo las unas con las otras. Organizamos Eventos culturales que recojan esta dimensión y aquella otra que se pone al servicio de la justicia, de la denuncia, de la sensibilización. Eventos en los que la cultura sea cauce para la defensa de los derechos humanos. Cine Forum, teatro, danza, recitales de poesía, música autóctona de los lugares de procedencia de nuestros amigos y amigas, etc.