“Los dioses recorren las ciudades en forma de mortales,
observando quiénes son los que tratan con violencia
y quiénes los que reciben con bondad a los forasteros”
(Homero- La odisea)

La hospitalidad, en su sentido más amplio, es un eje vertebrador de todo el proyecto. La hospitalidad ancestral de los pueblos anteriores a nosotros/as y de los pueblos de los que vienen nuestros amigos y amigas acogido. Aquella que entiende que el que viene de fuera es “mensajero de Dios”. (Gen 18, 1 ss)

En la hospitalidad el encuentro se produce desde la totalidad de la persona, desde todo lo que las personas son: desde sus necesidades y sus riquezas; desde su carencias y sus dones; desde sus necesidades más perentorias hasta dimensión más profunda… El cuidado mutuo es, por tanto, desde todos estos niveles.

Hay una reciprocidad entre huésped y anfitrión. No se produce un desnivel cualitativo entre el que ayuda y el que es ayudado, sino al contrario ambos dan y reciben algo.

La acogida se da en un ambiente de convivencia, de cercanía, de familiaridad. Nuestra pretensión no será nunca la de replicar recursos asistencialistas de los que ya existen.

Nos ofrecemos casa, comida, calor de hogar… pero también fuego interior, silencio, búsqueda conjunta.

“Perseverad en el amor fraternal. Practicad la hospitalidad. Muchos, sin saberlo, hospedaron ángeles en sus casas.”
Heb. 13 1-8

Actualmente disponemos de tres espacios de acogida solidaria para personas inmigrantes y/o refugiadas con un total de 15 plazas. A pesar de la importancia de esto, creemos que esto se quedaría en mera acción social si a esa acogida no le damos calidad, profundidad. Lo relevante para nosotros y nosotras no es el número de personas sino la autenticidad en el encuentro. Para ello promovemos actividades que lo propicien a todos los niveles.

Nuestros Colaboradores

Clases de español

Destacamos entre estas actividades las clases de español que imparte un equipo de voluntarios/as y que se ofrecen tanto a las personas que viven en nuestros hogares, como a un grupo numeroso de personas refugiadas en su fase de primera acogida de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

Entendemos que la primera herramienta para que una persona pueda ir adaptándose a la nueva sociedad a la que llega es el dominio del idioma.

Espacios Berakah ofrece desde hace dos años este servicio con un magnífico grupo de voluntarios que da clases de español tanto en nuestro hogar Jana de Dos Hermanas como a personas de primera acogida de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado. Estas últimas se imparten en una de las sedes de la Asociación Claver, en la calle Trajano. Actualmente unos 12 voluntarios atienden a más de 40 personas de distintas procedencias.